A palabras sordas, oídos necios