El defecto es un exceso de virtud