La excepción que confirma el error